Se realizan los estudios previos para un proyecto de adecuación y reforma de la azotea de un edificio de viviendas construido en 1963. El edificio es propiedad de la familia de la clienta, teniendo ella derecho a uso privativo de dicha azotea. Se pretende adecuar el espacio para poder disfrutarlo por ella misma y la posibilidad de disfrutarla entre los miembros del resto de vecinos/as.

Las necesidades de la clienta son principalmente aprovechar el espacio, dotándolo de usos y disfrutar de las vistas. El espacio deberá protegerse de las vistas de las edificaciones vecinas con algún tipo de vallado por encima de los muretes y se deberá organizar el cableado y la antena TV que se encuentran molestan al paso por la azotea. Otra de las cuestiones a tener en cuenta es la reubicación de las unidades exteriores de aire acondicionado que actualmente se encuentran muy dispersas por toda la azotea.

El diseño y la distribución de los distintos elementos dispuestos en el espacio permiten una apertura al sureste y, sin embargo, un cierre y una protección hacia al noroeste gracias a la disposición de vegetación trepadora que discurre por una celosía dispuesta a lo largo de la parte trasera de la azotea. En la zona trasera también se reubican parte de los aires acondicionados. En este espacio se ubicará además un espacio de almacenamiento. A la derecha de la caja de escaleras se dispone una pequeña piscina de forma rectangular y una zona de ducha con pavimento de tarima de madera, el cual se extiende por encima del suelo original, formando un banco corrido en el lateral derecho. Esta diferencia de pavimentos y también de cotas, permite distinguir dos ámbitos funcionales, dos calidades, dos texturas, que se reforzarán mediante una iluminación lineal en el escalón formado entre ambos. En la parte delantera del espacio se dispone una mesa de cultivo junto a una pequeña zona de jardinería con otras plantas y almacenaje de material de jardinería y herramientas. El resto del espacio quedará libre con vocación de ser ocupado por las distintas necesidades que vayan surgiendo a lo largo del tiempo, ya sea una barbacoa, disponer macetas con plantas y flores, ampliar la superficie de tarima, etc. Unos toldos de barco protegerán del sol el conjunto de la azotea pudiéndose poner, quitar y ubicar de diversas maneras gracias a la disposición de soportes de sujeción y atirantamiento.