Reforma integral de una vivienda antigua muy compartimentada en pequeñas estancias oscuras, transformándose en un espacio iluminado, ventilado y comunicado espacial y visualmente a través de todos los espacios.

Se decide distribuir los espacios alrededor de un núcleo central compuesto por barra de cocina por un lado, armario y estantería por otro. Se recuperan los suelos hidráulicos y los techos antiguos del espacio de estar. En la antigua galería se sitúa el baño al cual se accede a través del dormitorio. El baño además conforma un espacio intermedio entre exterior e interior de la vivienda y a través de él se ilumina el dormitorio. Se genera cierta espacialidad y grandes visuales comunicando los espacios indirectamente a través de grandes huecos de paso o puertas correderas.

Actualmente la vivienda se ha adatado al nacimiento de un bebe. El espacio de estudio se ha dividido en dos pequeñas habitaciones conectadas por una puerta corredera y un vidrio encima del tabique de separación. Una de las habitaciones es el cuarto del niño y la otra es estudio y cuarto de invitados.