Rehabilitación integral de una antigua cuadra de animales en dos alturas con acceso desde la carretera.  Transformación del espacio en una casa rural con dos habitaciones, patio central y acceso a la terraza en cubierta con vistas al rio Júcar, situado justo delante de la vivienda a 20 m.

La rehabilitación consistió en sanear el espacio existente, reconstruir la escalera de acceso al piso superior y construir una escalera nueva de acceso a la terraza en cubierta. Los tejados se hicieron nuevos, elevándolos 1 m  consiguiendo altura suficiente en el primer piso para hacerlo habitable. El espacio también se amplió hacia el exterior con una habitación más en relación directa con e patio.

La casa se abre a un patio central de entrada que constituye un espacio intermedio entre la vivienda y la calle y al cual se abre el espacio interior a través de grandes ventanales. En el patio se ubica un gran macetero con plantas trepadoras y enredaderas, las cuales constituyen un fondo visual desde  interior hacia el exterior.

Los dormitorios y el baño se sitúan en la planta baja en relación directa con el patio de acceso. En la planta superior, el espacio interior se distribuye en raumplan a diferentes medias alturas distinguiendo la cocina, el comedor y el estar. Este espacio de estar podría transformarse en un tercer dormitorio, si fuera necesario, gracias a  un sofá cama, unos estores que lo aíslan visualmente del comedor y la ubicación del espacio que no interfiere en el recorrido principal.

El recorrido de la vivienda termina en  la terraza situada en la cubierta donde se colocan unas plataformas de madera a modo de graderío para disfrutar del paisaje y del silencio del lugar. Un lugar maravilloso para desayunar y disfrutar de los primeros rayos de sol.