segart_pl

Una vivienda de espacios intermedios, que se abre al entorno natural circundante y se protege para atender a sus condiciones climáticas en pro de una construcción más sostenible.

CONTENIDO:

El proyecto consiste en una vivienda unifamiliar aislada, situada en un paraje natural protegido muy próximo a Valencia, dentro del Parque Natural de la Sierra Calderona. Las características particulares de su entorno y las necesidades programáticas impuestas por el cliente condicionaron el diseño del proyecto desde los primeros bocetos.

Se ubica en un ámbito de montaña escasamente urbanizado y con fuertes vientos en dirección E-O, por lo que se decide plantear una vivienda compacta, con el condicionante de permanecer cerrada durante una parte del año y disponer de zonas protegidas de los fuertes vientos. Sin embargo había que compatibilizar su protección con la posibilidad de aprovechar el entorno natural y las inigualables vistas que ofrece la parcela, por lo que se propone un diseño que permita vivir el exterior como una prolongación de la vivienda.
Se trata de una segunda residencia que a nivel programático comprende de un salón-comedor y cocina vinculados entre ellos, dos dormitorios de igual jerarquía y un estudio que pudiese ser utilizado como un tercer dormitorio. El programa lo completan los servicios anexos como la piscina, el almacén y el garaje que se ubican en el acceso a la parcela.

El proyecto, partió de la creación de unos espacios intermedios que relacionaran el interior y el exterior, y que tuvieran la capacidad de responder tanto a la necesidad de cierre y protección de la vivienda como a la de máxima apertura. Para ello y partiendo de una configuración inicial a partir de dos L unidas por sus extremos más largos, se acaba ordenando el programa que gira alrededor del patio de acceso y dos porches generosos.

El patio de acceso queda definido como un espacio descentralizado y abierto por uno de sus frentes, el norte, quedando así protegido de los vientos y del soleamiento en la época estival.  A través del mismo se accede a las zonas comunes de la vivienda. Los dos porches se encuentran situados a sur y a este, y a ellos se abren respectivamente el salón-comedor-cocina, y el estudio. Un segundo patio de servicio ilumina el baño principal y la zona de distribución de las habitaciones.

A través de los elementos patio y porche se organizan las estancias de la vivienda y, gracias a ellos, ésta adquiere la capacidad de adaptarse al grado de protección o apertura deseada para cada momento.

La planta de vivienda se configura en dos cotas, separando las piezas de día y de noche a través de un pequeño desnivel de 6 peldaños con el fin de adaptarse a la pendiente existente en la parcela. En el encuentro entre ambas piezas se sitúa el estudio el cual, debido a la indefinición o a las numerosas posibilidades de uso, adquiere privacidad a la vez que permite relacionarse con el salón comedor. El salón-comedor-cocina, forman un espacio continuo pero acotado según cada ámbito gracias a la configuración de su planta en forma de L, y a la introducción de una chimenea abierta por sus lados.

Al exterior, todos los espacios se cierran con un sistema de lamas de madera de manera que la casa queda totalmente compacta y protegida, a la vez que permite el uso de los espacios intermedios en cualquier momento del año.

A nivel volumétrico y con idea de maclar los dos niveles de la vivienda se opta por combinar la cubierta inclinada, que en sección relaciona el salón-comedor con el estudio, y la cubierta plana en la zona de dormitorios y cocina. Una pieza de aparcamiento-almacén se sitúa a la entrada de la parcela, define los límites de la misma, y protege los espacios exteriores de la mirada de extraños.

La materialidad de los acabados combina la madera y el aluminio para las carpinterías, y el enfoscado con la piedra de rodeno del lugar para los cerramientos de fachada. El rodeno también se encuentra en los muros de contención que crean los aterrazamientos de la parcela y que permiten generar diferentes ámbitos como la zona de acceso, el área de piscina y solarium, y las zonas de huerto o de frutales. Las cubiertas planas son de tipo invertida con acabado de grava y la plana se resuelve con plancha metálica. El volumen de almacén y aparcamiento se resuelve íntegramente de hormigón visto.

La vivienda combina diferentes técnicas para conseguir un mayor ahorro energético y hacerla más sostenible.
Sistemas pasivos:
-De control térmico con la solución de porches que reducen la transmisión de radiación, los cerramientos de lamas, control de las dimensiones de los huecos y recorridos de ventilación cruzada.
– Un aljibe para la recogida de aguas pluviales y un sistema de recirculación tanto para riego como para las cisternas de servicios.
Sistemas activos:
– Instalación de placas solares para la producción de agua caliente sanitaria,
– Instalación fotovoltaica para la producción de energía eléctrica.
– Calefacción por biomasa a través de una caldera de pellets, que supone el uso de un combustible inagotable y una energía renovable con la que se consigue 0 emisiones de CO2.